Globered
Consigue tu propia página web




 APOSTASÍA - APESTOSA 
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.  --- [2ª Tim. 4:3 - 4]

0 0 0

--- ¿Un infierno literal y eterno? ---

Por: Ricardo Francisco | Creado: 04/05/2012 22:58 |
 


¿ACASO EXISTE UN INFIERNO SEMEJANTE COMO ES LO QUE HACE CREER LA MITOLOGÍA "GRECO-CRISTIANA" A SUS CONGREGANTES?

 
 

El infierno 


Observemos con mucha atención qué nos indican las Escrituras al respecto



El infierno ----- "Es el sepulcro - tumba o fosa"


[en el cementerio]



Hay tres palabras importantes en las Escrituras que han sido mal traducidas; como infierno; En el “mal” llamado, Antiguo Testamento, una de ellas es la palabra hebrea sheol, y en el griego del Nuevo Testamento son las palabras hades y gehenna. [Nota del traductor: La versión R/V de 1960, de la cual se han tomado las citas que salen en este artículo, no traduce sheol  y hades como infierno; sino que las vierte Sheol y Hades respectivamente.] La palabra sheol era usada comúnmente para indicar la morada de los muertos bajo la tierra.


Aun cuando la palabra fue vertida al castellano como Sheol en la versión R.V. de 1960, es muy claro que la que mejor califica es sepulcro.  No hay excepciones: la muerte y el sepulcro dan a los hombres una igualdad que no pueden encontrar en vida, porque: Allí los impíos dejan de perturbar, y allí descansan los de agotadas fuerzas. Allí también reposan los cautivos; no oyen la voz del capataz. Allí están el chico y el grande, y el siervo libre de su señor. (Job 3:17-19)

En el Nuevo Testamento, hades es el equivalente de la palabra hebrea sheol. La Septuaginta, una traducción del Antiguo Testamento al griego, compilada doscientos cincuenta años antes del nacimiento del Mesías Yeshua, usa hades casi sin excepción para representar sheol. En el discurso de Pedro en el día de Pentecostés, éste citó el Salmo 16 para probar la resurrección del “Ungido Yeshua”, usando la palabra hades donde aparece sheol en la versión hebrea del salmo: Porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu santo vea corrupción. (Hechos 2:27; comparar Salmos 16:10)

 

Fuego del infierno

La tercera palabra traducida como infierno; incluso en la Biblia R.V. de 1960, es gehenna, un término que siempre está asociado con fuego y que solamente se encuentra en los evangelios, con una excepción. Los pasajes sobresalientes en el evangelio de Mateo son los siguientes: 5:22, 29, 30; 10:28; 18:9; 23:15, 33. Es digno de observar que hay apenas media docena de referencias diferentes al fuego del infierno en la Biblia.


Por supuesto, si hubiera solamente una, aún sería necesario darle una cuidadosa consideración para determinar su significado. Para el propósito de la presente investigación, tomaremos solamente un pasaje. La explicación dada en este caso se aplica igualmente a los otros. Se han seleccionado las palabras de Marcos 9 (paralelas a Mateo 18:8, 9), porque éste es, sin ninguna duda, el ejemplo más explícito y completo de la enseñanza del Señor acerca del Gehena: Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga. (Marcos 9:43, 44, observar también 45-49) Leyendo de manera superficial, uno podría sentir cierta repugnancia por el fuego eterno y los gusanos que nunca mueren. Felizmente, ninguna de estas ideas está envuelta en un verdadero entendimiento de este relato.


La palabra gehenna, traducida aquí como infierno, viene de la expresión hebrea ge-hinom, que significa; el valle de Hinom; Este es de hecho un lugar geográfico, un valle llamado algunas veces Tofet, que todavía existe en las afueras de la ciudad de Jerusalén. Desde tiempos antiguos era un lugar de mala reputación, asociado con la adoración de ídolos y aborrecido por los judíos debido a las horrendas prácticas de la adoración falsa (ver, por ejemplo, Jeremías 7:31-33). En los días del rey Josías, el valle fue limpiado y sus prácticas malas fueron prohibidas (2 Reyes 23:10).


Sin embargo, su infamia persistió y el valle llegó a convertirse en el basurero de la ciudad. Más tarde, fue usado para deshacerse de los cadáveres de animales y de criminales ejecutados. Para este propósito y para evitar el hedor de la putrefacción, se mantenía fuego ardiendo continuamente; los cadáveres que el fuego no alcanzaba a consumir eran devorados por gusanos. De esta manera el valle de Hinom, posteriormente llamado Gehena, vino a ser sinónimo de muerte y destrucción inexorable, y es a este valle, el entonces basurero de Jerusalén, al que el Mesías Yeshúa se refería cuando hablaba del infierno.

La alusión al fuego que nunca se apaga comienza ahora a entenderse con más claridad: expresa la naturaleza del juicio divino. Los juicios del Poderoso son seguros e implacables. Esto es, en verdad, lo que se sugiere con la frase; el fuego que no se apaga y el gusano que no muere. Nadie puede evitar o interferir el manifiesto juicio del Poderoso sobre los que le vuelven la espalda.

 

Tártaro

Antes de dejar el tema del infierno, es apropiado hacer una breve mención sobre el insólito uso de la palabra Tártaro en el Nuevo Testamento: Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno [Tártaro] los entregó a prisiones de oscuridad; (2ª Pedro 2:4) En la mitología griega la palabra se refiere a una caverna, un mundo subterráneo donde eran lanzados los malos. El uso de esta palabra de ningún modo contradice la clara enseñanza de las Escrituras que ya hemos expuesto. Su uso surge de las peculiares circunstancias relacionadas con el hecho que Pedro está relatando. Hay alguna incertidumbre sobre lo que realmente quiere decir la frase los ángeles que pecaron. Probablemente sea una alusión a Datán y Abiram, quienes después de hablar contra Moisés y rebelarse contra “El Poderoso”, sufrieron un castigo singular cuando se abrió la tierra que estaba debajo de ellos. Abrió la tierra su boca, y los tragó...y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron; (Números 16:31- 33). Este evento seguramente provee una explicación adecuada del uso de la palabra Tártaro que hace Pedro en esta sola ocasión.

 

El destino de los desobedientes

En lo que a los malos se refiere, ya hemos establecido que no tienen posibilidad de existir después de la muerte, sufriendo tormentos y miseria eternos. Los siguientes pasajes son una selección entre muchos: Mas los impíos perecerán, y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros serán consumidos. (Salmos 37:20) Entrará en la generación de sus padres, y nunca más verá la luz. El hombre que está en honra y no entiende, semejante es a las bestias que perecen. (Salmos 49:19, 20)

Mas los impíos serán cortados de la tierra, y los prevaricadores serán de ella desarraigados. (Proverbios 2:22) Muertos son, no vivirán; han fallecido, no resucitarán; porque los castigaste, y destruiste y deshiciste todo su recuerdo. (Isaías 26:14) Sufrirán pena de eterna perdición. (2 Tesalonicenses 1:9)

El castigo final de los malos es, por lo tanto, la aniquilación, la muerte perpetua, el  ser  eliminados para siempre de la tierra de los vivientes. Esto es justo y apropiado a la luz de nuestro entendimiento de las enseñanzas bíblicas sobre la vida y la muerte; porque la paga del pecado es muerte (Romanos 6:23).

 

 

Resurrección

Si no hay resurrección de los muertos, no hay esperanza. Pero la conclusión victoriosa del apóstol es: Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. (1ª Corintios 15:20-23) El apóstol no pudo ser más específico. Solamente por medio de la resurrección puede uno lograr la vida después de la muerte, y el Mesías Yeshúa es el primero de una gran multitud; el primer fruto de una gran cosecha de creyentes fallecidos que vivirán de nuevo cuando el señor Yeshúa regrese a la tierra. Allí tenemos la clave de toda la situación. Mientras el mundo continúe, como ahora, dominado por hombres malos, guiados por su ambición de poder, nos es difícil comprender cómo podrán los mansos heredar la tierra.


Pero fundamental al propósito del Poderoso está la segunda venida de su “Ungido” para derribar el reino de los hombres, destruir todo lo que se le oponga y establecer el reino del Poderoso, una sociedad divina fundada en los principios de justicia y equidad donde El mismo reinará para siempre (ver Mateo 6:10; Apocalipsis 11:15; 2ª Tesalonicenses 1:7-10; Daniel 2:44; Miqueas 4:1-5).

La enseñanza de la Escritura no es complicada ni difícil de comprender, sino racional y lógica.

 

Juicio

Las Escrituras señalan dos clases de personas que serán levantadas del sueño de la muerte en el último día: unos para vida eterna, y otros para vergüenza y condenación perpetua (Daniel 12:2). De hecho, la humanidad puede ser dividida en tres clases:

Primero, están aquellos que no serán levantados de entre los muertos, los que han vivido sin conocimiento del Poderoso y sus propósitos y, por lo cual, no tienen responsabilidad con Él. El hombre que está en honra y no entiende, semejante es a las bestias que perece (Salmos 49:20). Siguiendo este principio, Daniel escribió que no todos sino muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados.

En segundo lugar, se encuentran aquellos que por su conocimiento y entendimiento del Poderoso vinieron a ser responsables delante de Él, pero no han sido fieles en sus vidas, por lo que enfrentan el inevitable juicio ante el gran tribunal cuando El Poderoso, por medio de Yeshúa, juzgará a cada uno según sea su obra (Apocalipsis 22:12).

Por último, hay una Tercera categoría:

Para los fieles será el cumplimiento de todas sus esperanzas, una resurrección a vida eterna en un cuerpo glorioso e incorruptible, para vivir  como pueblo obediente del Todopoderoso y su Mesías sobre el planeta tierra.

 

 

Conclusión

¿Cuál es, entonces, nuestra reacción a estas verdades bíblicas?

No son solamente hechos para ser asimilados por la mente. Deberían afectar nuestro concepto entero de la vida. Si apreciamos la naturaleza verdadera de la muerte, nos daremos cuenta de que la vida es nuestro tiempo de oportunidad. Como Ezequías escribió: Porque el Seol no te exaltará, ni te alabará la muerte; ni los que descienden al sepulcro esperarán tu verdad. El que vive, el que vive, éste te dará alabanza, como yo hoy. (Isaías 38:18, 19) Este es un asunto de vida o muerte. De nuestra decisión depende nuestro futuro eterno: el olvido de la muerte perpetua o el glorioso despertar a la vida eterna al regreso del Señor Yeshua.

 

¡Cuán urgente es, por lo tanto, que abracemos la esperanza del evangelio mientras queda tiempo, para que no muramos sin esperanza y sin Dios en el mundo (Efesios 2:12)!

 

 

 
Para aquellas personas, que quieran complementar al respecto del tema ----- pueden continuar mediante "Un click" a los 2 enlaces de a continuación. 



--- EL Sheol --- EL Hades --- El Infernus --- El Gehena ---

 http://feydoctrina.blogspot.cl/p/blog-page_8.html
 

EL INFIERNO ------ ¿Qué es y dónde está?

 http://feydoctrina.blogspot.cl/2014/01/el-infierno.html



--- 0 ---

 

 


1 1 0

1ª Juan 5:7 - ESTAFA TRINITARIA

Por: Ricardo Francisco | Creado: 07/04/2012 01:28 | | #Cont:9
 
 


UNA SERIA E IMPORTANTE INVESTIGATIVA AL RESPECTO 

de <<====== >> 1ª de Juan 5:7 y 8.-


Observación personal

Lectores observemos una seria investigación informática referente a la falsificación, que también han heredado del catolisismo romano y que creen la inmensa mayoría de las hijas evangélicas y varias sectas más de corte similar.

Sepan, que la Coma Joánica (en latín, Comma Johanneum), también conocida como Paréntesis Joánico, Cláusula Joánica o Apócrifo Joánico, es la identificación dada a la cláusula añadida en algunas versiones bíblicas en los versículos de la 1ª epístola de Juan 5:7-8.

 



Comentario: Referente al texto de 1ª Juan 5:7, el escritor de "El Nuevo Testamento en paralelo de Goodspeed", edición de 1943 (pág.557) el Dr. Edgard J. Goodspeed declara:
 

"Este versículo no se ha hallado en griego en ningún manuscrito dentro o fuera del N.T. antes del siglo XIII. No aparece en ningún manuscrito griego de 1 Juan de antes del siglo XV, cuando uno cursivo lo tiene; uno del XVI también contiene esta lectura. Estos son los únicos manuscritos griegos del N.T. en que se han hallado. Pero no aparece en ningún manuscrito griego antiguo o escritor cristiano del griego ni en ninguna versión oriental,... Lo desacreditan universalmente eruditos del griego y editores del texto griego del Nuevo Testamento.

 

1ª Juan 5:7,8

"Pues tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, la Palabra y el Espíritu Santo y estos tres son uno.

Y hay tres que dan testimonio en la tierra, el Espíritu, el agua y la sangre y estos tres concuerdan en uno." (Versión Rey Jaime)

 


Observación personal
Los trinitarios acuden con frecuencia al verso 7 con el único objetivo de demostrar que en el cielo hay tres personas que son todas parte de la "deidad”, pero veamos a continuación otro antecedente histórico al respecto.

---------

La RSV [Versión Revisada Standard en inglés] de 1881 omite todas las palabras en cursiva. La palabra debiera realmente decir: "porque hay tres que dejan constancia: el Espíritu, el agua y la sangre y estos tres concuerdan en uno." Solamente existen dos manuscritos griegos modernos y una o dos versiones antiguas de escaso valor que contienen palabras falsas. No se encuentra en la versión en siriaca, ni en árabe, ni en etíope, ni copta, ni sahidica, ni armenia, ni eslovaca, etc. etc. Además, en griego no se cita a un Padre en relación con las palabras de 1ª Juan 5:7 en ninguna discusión respecto a la doctrina de la Trinidad. Por eso, es claramente cuestionable la añadidura al Nuevo Testamento y no debería de estar en nuestras Biblias.
 

Sin embargo, son muchos los entendidos que opinan, que el más antiguo manuscrito griego del Nuevo Testamento es el Manuscrito Vaticano 1209, escrito en la primera mitad del siglo IV de nuestra Era. En la propia copia de este manuscrito griego según lo editó el cardenal Ángelus Maius en 1859, él insertó las palabras griegas (página 318) en la copia del manuscrito, pero añadió el signo de una nota al pie de página al fin del versículo precedente. La nota en latín traducida dice lo que sigue:

 codex vaticanus
 

**De aquí en adelante en el más antiguo códice Vaticano, que reproducimos en esta edición, léase como sigue:

“Porque hay tres que dan testimonio, el espíritu, y el agua, y la sangre: y los tres son para uno. Si el testimonio” etc. Por lo tanto falta el célebre testimonio de Juan concerniente a las tres divinas personas,, hecho que ya por mucho tiempo era sabido por los críticos.**

 
 

                                                Versión Reina Valera 2000:








BIBLIA LATINOAMERICANA







Versión  Dios Habla hoy
 
5.7.- Tres son los testigos:

Algunos manuscritos latinos añaden:


“y en el cielo: el Padre, la Palabra y el Espíritu Santo, y estos tres son uno”

Esta adición no aparece en ninguno de los manuscritos griegos antiguos.










Versión  Biblia de Jerusalén - y comentario

 

El texto de los versos 7, 8 está recargado en la Vulgata por un inciso (más abajo, entre paréntesis) ausente en los mss.mss. Manuscritos griegos antiguos, de las antiguas versiones y de los mejores mss.mss. Manuscritos de la Vulgata, y que parece una glosa marginal introducida tardíamente en el texto:
«Pues tres son los que dan testimonio (en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, y estos tres son uno; y tres los que dan testimonio en la tierra): el Espíritu, el agua y la sangre, y estos tres son uno.»







La Vulgata es la versión en Latin que poseía y utilizaba la Iglesia Católica, el verso trinitario no esta en los documentos "originales" fue agregado posteriormente.
Wikipedia:
La Vulgata es una traducción de la Biblia al latín, realizada a finales del siglo IV (en el 382 d.C.) por Jerónimo de Estridón.
Fue encargada por el papa Dámaso I dos años antes de su muerte (366-384). La versión toma su nombre de la frase vulgata editio (edición para el pueblo) y se escribió en un latín corriente en contraposición con el latín clásico de Cicerón, que Jerónimo de Estridón dominaba.

http://es.wikipedia.org/wiki/Vulgata






 En la NVI 
Versión Nueva Version Internacional  edicion especial pag. 1168 dice respecto al mismo relato:

 

"Variación:
" testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espiritu Santo, y estos tres son uno, Y hay tres que dan testimonio en la tierra: El Espiritueste pasaje se encentra en manuscritos posteriores a la Vulgata, pero NO ESTA EN ningún manuscrito griego."








Comentario Vine Nuevo Testamento:

 

 TRES:
treis (trei`", 5140), es considerado por muchos como un número que en ocasiones indica simbólicamente la plenitud del testimonio o de manifestación, como en las tres personas en la Deidad, cf.1Th_5:19; Heb_10:28:

La mención en 1 Joh_5:7 se halla en un versículo que no forma parte del original; ningún ms. griego anterior al siglo catorce lo tiene; ninguna versión anterior al siglo cinco en cualquier otro lenguaje lo contiene, y no es tampoco citado por ninguno de los «Padres» griegos o latinos en ninguno de sus escritos acerca de la Trinidad. Que haya los que dan testimonio en el cielo no está apoyado por ningún otro pasaje de las Escrituras. Debe ser considerado como la interpolación de un copista.
 



CONTINUEMOS CON LA INFORMACIÓN INVESTIGATIVA EN CUESTIÓN


5:7 "PORQUE HAY TRES QUE TIENEN REGISTRO [en el cielo, el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo: y estos tres son uno.]

 

5:8 [Y hay tres que dan testimonio en la tierra], EL ESPIRITU, Y EL AGUA, Y LA SANGRE: Y ESTOS TRES EN UN ACUERDO"

 

 

El Codice Sinaitico es una Biblia escrita en Griego antes de la Vulgata Latina de San Jerónimo, corresponde al siglo IV.


http://commons.wikimedia.org/wiki/File:CODEX_SINAITICUS_1_John_5_7_8_Comma_Johanneum.JPG





Extracto de Codex Sinaiticus de la Epístola de Juan (5:7, 8). Es evidente la falta de comas Johanneum. El color púrpura-texto dice: "Hay tres testigos de los portadores, el espíritu y el agua y la sangre".

+
 

!Ojo! ..abra el enlace, que sigue y observe sobre la.... "Johanneum comas"



El Pasaje Espurio, o mejor conocido como, ”COMA JOHANNEUM”, que contiene los Textos Apócrifos
 

7 [ "en el cielo, el Padre, el Verbo, y el Espíritu Santo: y estos tres son uno" ]

 

8 [ "Y hay tres que dan testimonio en la tierra" ]

http://www.biblegateway.com/passage/?search=1%20juan%205;&version=RVR1995;

En comentario ver Footnotes [6] :DICE
 

[6]

5.7- 8.- En diversos ms. no aparece la segunda parte del v. 7 y la primera del v. 8.Dicen:

 

Porque tres son los que dan testimonio:

 

el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan.
(R.V.1995)
-----------------------------------
 

Comentario informativo

El Erudito y Traductor Erasmus Desiderius agrego en su Tercera Revisión a su Biblia llamada Textus Receptus. (Texto Recibido) de Erasmo. (Biblia de 1522)
 
De ahí a las Biblias Católicas y Protestantes debido a la fuerte relación que tenía Erasmo Desiderio de Rotterdam con el Papa León X y los Reformadores Protestantes como Martin Lutero, por lo que su postura de Erasmo entre ambas fue Neutral.
 
Los Traductores Bíblicos posteriores utilizaron el Textus Receptus Griego de Erasmo para la traducción de las Biblias a las Lenguas Vernáculas
 
rBiblia King James (Rey Jacobo) para el habla Inglesa.
iBiblia Reina Valera para el habla Castellana
oBiblia Vulgata Latina Re-Editada

 


El Textus Receptus se les llama así a la compilación de los Manuscritos Griegos, es decir a la Biblia Griega.

Actualmente los lectores de Biblias refieren el Textus Receptus(Texto Recibido) a Erasmo de Rotterdam.

 
A los lectores estudiosos y serios investigadores

 

Les Invito a que lean las Biografías de Erasmo de Rotterdam(Erasmus Desiderius), León X y Martin Lutero debido a que considero que es Importante que sepamos y entendamos la Tensión Religiosa entre los Papas y los liberales Teólogos Católicos del Siglo XVI.

 

_____________________


Observen el texto griego Koinè dice lo siguiente:


Hóti treís eisin hoi marturoúntes

 

Porque tres son los que testifican

 

tó Pneúma kaí tó húdoor kaí tó haíma kaí hoi treís eis tó hén eisin

 

El espíritu y el agua y la sangre, y los tres uno son.

 


iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

 

Comentarios recogidos de un Foro Católico

No he encontrado el añadido en ningún texto griego de los más importantes manuscritos, así que ya estoy dudando de en cual estará... porque incluso en el siglo XIV tengo un manuscrito con el texto correcto....


_________________ 


SIGLO IV NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Codex Sinaiticus Petropolitanus: NO. oτι τρεις εισιν οι μαρτυρουντες

En el llamado texto del manuscrito de Gregorio: No. Aunque con una pequeña variante: oτι οι τρεις εισιν οι μαρτυρουντες

 

 

SIGLO V NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Codex Alexandrinus:NO.

Codex Vaticanus: No.

 

SIGLO V NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Sinai, St. Catherine’s Monastery, NO.

 

SIGLO IX NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Tischendorf Kap (de Moscú) [K-(018)] : NO.

Tischendorf Lap; Soden α 5 (de Roma) [L-020]: NO.

Tischendorf Papr; Soden (San Petesburgo) [P-025]: NO.

Tischendorf Ψ; Soden (del monte Athos) [Ψ-044]: NO.

Tischendorf e 33; a 13; p 17; Soden δ 48 (París) : NO.

 

SIGLO X NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Soden α 78 (Athos): No.

 

SIGLO XI NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Tischendorf a 61, c 241, p 285; Soden α 162 (Alexandría): No.

Tischendorf a 66, p 67, r 34; Soden O12 (Viena): NO.

 

 

SIGLO XII NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Tischendorf a 29, p 35; Soden α 157 (Ginebra): No.

Tischendorf a 13, p 201; Soden α 461 (Vaticano): No.

Tischendorf e 1241, a 290, p 338; Soden δ 371 (Sinaí): No.

Soden δ 165 (Monte Athos):No.

 

SIGLO XIII NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Tischendorf a 137, p 176; Soden α 364 (Milán): No.

 

SIGLO XIV NO ESTÁ EN NINGÚN MANUSCRITO IMPORTANTE.

 

Tischendorf e 18, a 113, p 132, r 51; Soden δ 411 (Paris): NO.



iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii

 

Comentarios sobre Textus Receptus


 


Finalmente una observación personal

Los católicos romanos e idólatras quieren que creas verdaderamente como herencia la falsa doctrina de la Santísima Trinidad y en consecuencia seas un adorador de un falso “dios trino”.


Agradeceré a todos cooperar con la Investigación sobre 1ª Juan 5:7 - 8.- incluyendo sus fuentes

 

Ricardo


--- 


0 0 0

*****DISPONIBLE*****

Por: Ricardo Francisco | Creado: 03/03/2012 21:06 |

0 0 0

LOS MORMONES Y SUS ERRORES.....

Por: Ricardo Francisco | Creado: 25/12/2011 18:14 | | #Cont:10



LOS MORMONES SUS ERRORES DOCTRINALES A LA LUZ DE LA SANTAS ESCRITURAS







INVESTIGATIVA Y COMENTARIO


Desde algún tiempo cuento en mi poder con "el libro de mormón, otro testamento del Mesías Jesús"

Para los que no saben es un libro que se estudia en la Iglesiade Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (más conocidos cómo mormones) y según ellos es un volumen de escritos sagrados semejantes a la Bibliaredactado por un resto de la casa de Israel, que emigraron a las Américas unos 600 años antes de la llegada de Cristo al pueblo judío.
Al iniciar la lectura, uno se sorprende al leer que uno de los antiguos habitantes, un tal Moroni, se le apareció a un tal John Smith en el año 1823 como un ser "glorificado y resucitado" (cito palabras textuales) y le instruyó dónde se encontraban dichos escritos y que en éstos se encerraban la plenitud del evangelio eterno...
Ante tan impresionantes palabras solo queda leer y analizar semejante libro para observar si la doctrina que tal libro señala es conforme a la Palabra del Altísimo YHWH registrada en las Escrituras Bíblicas, y en el caso de no ser así, la Palabra del Altísimo YHWH advierte a los creyentes y obedientes verdaderos de su palabra, cómo considerar tales casos:
Gálatas 1:8 Pero aun cuando nosotros mismo o un ángel del cielo os anunciara un Evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!


Pues bien, la cuestión es que, después de leer cuidadosamente gran parte del Libro Mormón, he encontrado varios errores que se alejan absolutamente de la doctrina enseñada por el Mesías Jesús.

Sólo algunos textos como ejemplo, para que observen:

En rojo, los textos sacados del Libro de Mormón.

 

En azul, los textos sacados de la Biblia.


2Nefi 9:12-13... De modo que la muerte y el infierno han de entregar sus muertos, y el infierno ha de entregar sus espíritus cautivos, y la tumba sus cuerpos cautivos, y los cuerpos y los espíritus de los hombres serán restaurados los unos a los otros; y es por el poder de la resurrección del Santo de Israel... el paraíso de Dios ha de entregar los espíritus de los justos, y la tumba los cuerpos de los justos.
Respuesta
Juan 5:28-29 No os maravilléis de esto, porque vendrá la hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz. Y lo que hicieron bien, resucitarán para vivir, pero los que hicieron el mal, resucitarán para ser condenados.
Apocalipsis 20:13 El mar dio los muertos que estaban en él, y la muerte y el sepulcro dieron los muertos que estaban en ellos. Y cada uno fue juzgado según sus obras.
Daniel 12:2 Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión eterna.



2Nefi 10:25 Así pues, Dios os levante de la muerte por el poder de la resurrección, y también de la muerte eterna por el poder de la expiación, a fin de que seáis recibidos en el reino eterno de Dios.
Jacob 7:11... yo sé que si no se efectuara una expiación, se perdería todo el género humano.
Mosíah 13:28 Y además, os digo que la salvación no viene sólo por la ley, y si no fuera por la expiación que Dios mismo efectuará por los pecados e iniquidades de los de su pueblo, éstos inevitablemente perecería, a pesar de la ley de Moisés.

Respuesta
Juan 3:16 Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él, no perezca, sino tenga vida eterna.
Apocalipsis 20:12, 15 Y vi también a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante el trono. Los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto. El libro de la Vida. Y los muertos fueron juzgados, según sus obras, por las cosas que estaban escritas en los libros... El que no fue hallado escrito en el Libro de la Vida, fue lanzado en el lago de fuego.




2Nefi 25:24 Y a pesar de que creemos en Cristo, observamos la ley de Moisés, y esperamos anhelosamente y con firmeza en Cristo.
Mosíah 18:23 Y les mandó que observaran el día de reposo.

Respuesta
1ªCorintios 9:20 Con los judíos me hice judío, por ganar a los judíos; a los que están sujetos a la Ley (aunque yo no estoy sujeto a la Ley), como si estuviera sujeto a la Ley, para ganar a los que están sujetos a la Ley.
Gálatas 2:19 Porque por la Ley he muerto a la Ley, a fin de vivir para Dios.
Gálatas 5:4-5 Los que procuráis justificaros por la Ley, os habéis desligado de Cristo. Habéis caído de la gracia. Pero nosotros por el Espíritu aguardamos la esperanza de la justicia que viene por la fe.




2Nefi 25:29... y Cristo es el Santo de Israel, por tanto, debéis inclinaros ante él y adorarlo con todo vuestro poder, mente y fuerza, y con toda vuestra alma, y si hacéis esto, de ninguna manera seréis desechados.
3Nefi 11:17... Y cayeron a lo pies de Jesús, y lo adoraron.
3Nefi 17:13 Y aconteció que cuando los hubieron traído a todos, y Jesús estaba en medio, mandó a los de la multitud que se arrodillasen en el suelo.

Respuesta
Juan 4:23 Sin embargo, la hora viene, y ya ha llegado, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ésos son los adoradores que el Padre busca.




2Nefi 29:6, 9-11 Oh, necio, que dirás: Una Biblia. ¡Tenemos una Biblia y no necesitamos más Biblia! ¿Tendríais una Biblia, de no haber sido por los judíos?... Y no supongáis que porque hablé una palabra, no puedo hablar otra, porque aún no está terminada mi obra, ni se acabará hasta el fin del hombre, ni desde entonces para siempre jamás. Así que no por tener una Biblia debéis suponer que contiene todas mis palabras; ni tampoco debéis suponer que no he hecho escribir otras más. Porque mando a todos los hombres, tanto en el este, como en el oeste, y en el norte, así como en el sur y en las islas del mar, que escriban las palabras que yo les hable, porque de los libros que se escriban juzgaré yo al mundo, cada cual según sus obras, conforme a lo que esté escrito.

Respuesta
Romanos 16:17 Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que causan divisiones y tropiezos contra la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.
Gálatas 1:8 Pero aun cuando nosotros mismo o un ángel del cielo os anunciara un Evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!




2Nefi 31:21... Y ahora bien, he aquí, ésta es la doctrina de Cristo, y la única y verdadera doctrina del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, que son un Dios, sin fin. Amén.
Mosíah 15:1-4 Quisiera que entendieseis que Dios mismo descenderá entre los hijos de los hombres, y redimirá a su pueblo. Y porque morará en la carne, será llamado el Hijo de Dios, y habiendo sujetado la carne a la voluntad del Padre, siendo el Padre y el Hijo; el Padre porque fue concebido por el poder de Dios, y el Hijo, por causa de la carne, por lo que llega a ser el Padre e Hijo, y son un Dios, sí, el verdadero Padre Eterno del cielo y de la tierra.

Respuesta
Juan 17:3 Y ésta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios Verdadero, y a Jesucristo a quien tú has enviado.
Juan 8:17-18 En vuestra Ley está escrito que el testimonio de dos hombres es válido. Yo soy el que doy testimonio de mí mismo, y el que me envió, el Padre da testimonio de mí.




3Nefi 11:25-27 Habiéndoseme dado autoridad de Jesucristo, yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Y entonces los sumergiréis en el agua, y saldréis del agua. Y según esta manera bautizaréis en mi nombre, porque he aquí, de cierto os digo que el Padre, y el Hijo, y el Espíritu Santo son uno; y yo soy en el Padre, y el Padre en mí, y el Padre y yo somos uno.

Respuesta
Hechos 2:38 Pedro contestó: Arrepentíos y sed bautizados cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados. Y recibiréis el don del Espíritu Santo.
Juan 10:30 Yo y el Padre somos uno.
Juan 17:21 Para que todos sean uno, como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti. Que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste.




Moroni 10:19... y que todos estos dones de que he hablado, que son espirituales, jamás cesarán...

Respuesta
1ªCorintios 13:8 Las profecías terminarán. Cesarán las lenguas. La ciencia tendrá su fin. Pero el amor nunca se acaba.




Moroni 10:21 Y a menos que tengáis caridad, de ningún modo seréis salvos en el reino de Dios.
Respuesta
Juan 17:3 Y ésta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios Verdadero, y a Jesucristo a quien tú has enviado.
 




En definitiva los conocidos Mormones con doctrinas cómo la vida después de la muerte, la expiación (o purgatorio) de la humanidad, la adoración a Jesús nuestro Señor, La enseñanza de la trinidad del Padre, Hijo y el Espíritu Santo, los mandamientos de Moisés además de los mandamientos del Mesías Jesús para ser salvo... son sólo algunos ejemplos aberrantes de este libro que hace a sus feligreses alejarse absolutamente de la verdadera doctrina enseñada por El Hijo del Altísimo YHWH

Esperando que si algún mormón incauto lee éste observado escrito y comentario, se aleje de semejante falsa iglesia, que recapacite, le pida al Altísimo Dios por medio de su hijo Jesús, su enviado la ayuda suficiente para dar con la Verdad, que es en el Mesías Jesús = el Hijo de Dios Padre, y así de esta manera conocer al Padre, el único Dios verdadero (Juan 4:23-24 y 17:3).

 


Investigativa parcial no total del libro del mormón.-


--- 0----


0 0 0

--- SHABBAT -- ¿QUIÉN CAMBIÓ EL DÍA? ---

Por: Ricardo Francisco | Creado: 06/12/2011 20:35 | | #Cont:1
 
 

¿Quién cambió el día de "shabbat" ---  por el gregoriano, día domingo?  

EL MANDAMIENTO DEL DÍA DE << ======= >> ““REPOSO=SHABBAT- H7673”” << ========== >> ES EL SÉPTIMO DÍA DE LA SEMANA
 
Éxo 20:8  Acuérdate del día de “reposoH7673 para santificarlo”.

Lev 23:3  Seis días se trabajará, más el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Elohim en dondequiera que habitéis.

H7673 שָׁבַת shabát  raíz primaria; reposar, i.e. desistir del ejercicio; usado en muchas relaciones impl. (caus., figurativamente o especialmente):- acabar, callar, hacer cesar, consumir, dejar, descansar, destruir, exterminar, faltar, fin, guardar (el día de reposo), parar, poner, quieto, quitar, reposar, reposo.


INFORMACIÓN HISTÓRICA ------- AL RESPECTO

El domingo fue declarado día de reposo el 7 de marzo del 321 sustituyendo así el sábado por el domingo, en el cual los mercados permanecerían cerrados, así como las oficinas públicas (excepto para el propósito de la liberación de esclavos). No había restricciones para el trabajo en las granjas. Para muchos historiadores modernos, algunas de las decisiones que adoptó el emperador Constantino marcaron el tránsito del mundo antiguo al medieval. 

Constantino gobernó el Impero Romano durante treinta años, hasta su muerte en Nicomedia (actual Izmir, Turquía) el 22 de mayo de 337. Fundador de Constantinopla en lo que era la antigua ciudad griega de Bizancio, en la Iglesia ortodoxa se le venera como santo, y la Iglesia romana le considera un gran benefactor de los cristianos, religión que legalizó promulgando un edicto de tolerancia en el año 313 (Edicto de Milán). No obstante, cuando la capital del Imperio se trasladó de Roma a Constantinopla, en Oriente, se inició una larguísima decadencia económica que marcaría buena parte de la Edad Media. A los europeos les llevaría casi un milenio recuperar su protagonismo político e influencia económica en el mundo. Ésta no se produciría hasta la era de los grandes descubrimientos geográficos y la posterior colonización de América y otros continentes. Otra de las decisiones que determinaron la historia de Occidente en los siglos venideros, fue la refundación del cristianismo como una religión de Estado adaptada a las necesidades del Imperio, y bajo la apariencia de una nueva Iglesia institucionalizada, católica y romana. Los cristianos, en adelante, no sólo deberían obediencia a Dios, sino al emperador. Paradójicamente, con el devenir de los siglos, acabaron siendo los monarcas cristianos quienes tuvieron que rendir obediencia a los papas, herederos de los antiguos césares, y someterse a su voluntad. Tras haberse desembarazado de todos sus rivales políticos, Constantino convocó el primer concilio ecuménico en la ciudad asiática de Nicea (Bitinia, hoy en Turquía) en 325, que legalizó la práctica del cristianismo en el Imperio Romano y puso fin a las persecuciones. Se considera que esto fue esencial para la expansión de esta religión por toda la cuenca mediterránea, y los historiadores, desde Lactancio  y Eusebio de Cesarea, hasta nuestros días, presentan a Constantino como el primer emperador cristiano, aunque vivió como pagano y no se bautizó hasta encontrarse en su lecho de muerte. Se dice que sus colaboradores y allegados le temían tanto, que nadie se atrevió a tocar el cadáver hasta que hubieron transcurrido siete días desde el óbito. 

A lo largo del siglo III el Imperio Romano había sufrido diversas crisis de variada índole – económicas, demográficas, pandémicas, políticas y militares– que a punto estuvieron de destruirlo. A principios del siglo IV, tras alcanzarse una solución de compromiso, el Imperio estaba dividido en dos mitades, una oriental y otra occidental, y gobernado por dos emperadores mayores o augustos, y dos emperadores menores o césares, que eran a su vez los sucesores reconocidos de los primeros. Diocleciano y Maximiano eran los augustos, y Constancio Cloro (padre de Constantino) y Galerio, compartían el poder como césares. El joven Constantino sirvió en la corte de Diocleciano en Nicomedia tras el nombramiento de su padre como uno de los dos césares de la tetrarquía en 293. El año 305 marcó el final de la primera tetrarquía con la renuncia de los dos augustos, Diocleciano y Maximiano. De esta forma los dos césares accedieron a la categoría de augustos y dos oficiales ilirios fueron nombrados nuevos césares. La segunda tetrarquía quedaba así formada: Constancio Cloro y Severo II, como augusto y césar respectivamente, en Occidente, y Galerio y Maximino en la parte oriental del imperio, también como augusto y césar cada uno. Sin embargo, Constancio Cloro cayó enfermo durante una expedición punitiva contra los pictos en Caledonia (actual Escocia), muriendo el 25 de julio de 306. Su hijo Constantino se encontraba junto a él en su lecho de muerte en Eburacum (actual ciudad de York, Inglaterra), en la Britania romana, donde su leal general Croco, de ascendencia germana, y las tropas leales a su padre le proclamaron augusto. Simultáneamente, el césar occidental, Severo II, era a su vez proclamado augusto por Galerio. Ese mismo año el Senado –según la vieja fórmula republicana– nombró césar a Majencio, hijo del anterior tetrarca Maximiano, y éste último regresó también a la escena política reclamando para sí el título de augusto. Comenzó otro largo periodo de conflictos y guerras civiles que se prolongó por espacio de veinte años. Severo fue traicionado por sus tropas; entretanto Constantino y Maximiano concertaban una alianza. Al final del año 307 había 4 augustos: Constantino, Majencio, Maximiano y Galerio, y un solo césar: Maximino. A pesar de la mediación de Diocleciano, que se mantuvo neutral intentando actuar como árbitro en la disputa, al final del año 310 la situación era aún más confusa con 7 augustos: Constantino, Majencio, Maximiano, Galerio, Maximino, Licinio –al que había introducido en la pugna el propio Diocleciano rompiendo su neutralidad– y Domicio Alejandro, vicario de África que se había proclamado augusto. Los vicarios eran lugartenientes designados por el emperador, que les enviaba en su representación a las provincias que no estaban regidas por un gobernador. Después de las reformas administrativas de Constantino, se dio el nombre de vicario a los gobernadores de la mayoría de las diócesis, y ejercían su autoridad en ausencia de sus titulares, los prefectos del Pretorio. En medio de este entorno convulso comenzaron a desaparecer candidatos: Domicio Alejandro fue asesinado por orden de Majencio; Maximiano se suicidó asediado por Constantino, y Galerio falleció por causas naturales. Majencio fue relegado por los tres augustos restantes y finalmente vencido por Constantino en la decisiva batalla del Puente Milvio, en las afueras de Roma, el 28 de octubre de 312. Una nueva alianza entre Constantino y Licinio selló el destino de Maximino que se suicidó tras ser vencido por éste en 313. A partir de este punto el Imperio quedaba dividido entre Licinio, en Oriente, y Constantino en Occidente. Tras los enfrentamientos iniciales, ambos firmaron la paz en Sárdica en 317. Durante este periodo ambos nombraron césares según su conveniencia entre los miembros de su familia y círculo de confianza. En el 324, nuevos enfrentamientos terminaron con la victoria de Constantino sobre Licinio en Adrianópolis y Crisópolis. 

Constantino representa el nacimiento de la monarquía absoluta, hereditaria y por derecho divino, algo hasta entonces inusual en el Imperio Romano que siempre conservó sus estructuras republicanas. Es más, el título de “Imperator” equivalía al de Generalísimo o Comandante en Jefe de los Ejércitos, no era un título monárquico. Los primeros emperadores, desde César, fueron dictadores vitalicios por acumulación de cargos. César y Augusto se convirtieron en dictadores tras ser reconocidos por el Senado como únicos cónsules. El consulado estaba compartido por dos cónsules elegidos por el Senado. En cualquier caso, la formula monárquica absolutista, sancionada por la Iglesia, e inaugurada por Constantino el Grande, tendría su continuidad tras la desaparición del Imperio, a lo largo de toda la Edad Media y, en muchos casos, hasta el siglo XX. Así, los monarcas medievales lo eran “Por la Gracia de Dios” y los títulos “káiser” y “zar” eran transcripciones derivadas de la palabra “césar”. Asimismo, durante el Medievo hubo varios intentos de restaurar el viejo imperio bajo la apariencia de un Sacro Imperio Romano. Durante el reinado de Constantino se introdujeron importantes cambios que afectaron a todos los ámbitos de la sociedad del Bajo Imperio. Reformó la corte, las leyes y la estructura del Ejército. Las legendarias legiones romanas desaparecieron y fueron substituidas por cuerpos de infantería pesada muchos más reducidos, y unidades de caballería principalmente. Pero, seguramente, Constantino sea más conocido por ser el primer emperador romano que permitió el libre culto a los cristianos. Su conversión al cristianismo, de acuerdo con las fuentes oficiales cristianas, fue el resultado inmediato de un presagio antes de su victoria en la batalla del Puente Milvio (312). Tras esta visión extática, Constantino adoptó un nuevo estandarte para marchar a la batalla al que llamaría Lábaro. La visión de Constantino se produjo en dos partes: en primer lugar, mientras marchaba con sus soldados vio la forma de una cruz frente al Sol (Apolo). Tras esto, tuvo un sueño en el que se le ordenaba poner un nuevo símbolo en su estandarte, ya que vio una cruz con la inscripción «In hoc signo vinces» («Con este signo vencerás»). Mandándolo pintar de inmediato en los escudos de sus soldados, venció a Majencio. En los siglos venideros las cruces figuraron en los escudos de casi todos los ejércitos cristianos. Se dice que tras estas visiones, y por el resultado de la batalla del Puente Milvio, Constantino se convirtió de inmediato al cristianismo. Pero, tal vez fue así por razones políticas. Una buena parte del ejército romano seguía el culto mitraico, de origen oriental, aunque es cierto que el cristianismo también había ganado muchos conversos entre los soldados y oficiales. Había una buena razón para ello: ambas religiones prometían una vida después de la muerte. Aspecto éste que siempre despertaba el interés de los militares, que arriesgaban la vida constantemente en el combate. Se cree que la influencia de Elena, su madre, que era una devota cristiana, fue decisiva. No obstante, Constantino, siguiendo una extendida costumbre de la época, no fue bautizado hasta estar cerca de la muerte (337), y fue un obispo arriano, Eusebio de Nicomedia, que no católico, quien le bautizó. Posiblemente, la elección del obispo de Nicomedia fuese un guiño político hacia los arrianos. El arrianismo había sido condenado por la nueva Iglesia católica surgida tras el Concilio de Nicea (325), pero eran muchos los soldados y oficiales, de origen germánico sobre todo, que profesaban esta doctrina cristiana. Eusebio, además, era amigo de la hermana de Constantino, lo que probablemente facilitó el indulto y su vuelta desde el exilio para bautizar al agonizante emperador. Poco después de la batalla del Puente Milvio (312), Constantino entregó al papa Silvestre I un suntuoso palacio que había pertenecido a Diocleciano, perseguidor de los cristianos, con el encargo de construir una gran basílica dedicada al culto cristiano. El nuevo edificio se construyó sobre los antiguos cuarteles de la Guardia Pretoriana, y actualmente se la conoce como Basílica de San Juan de Letrán. En 324 el emperador hizo construir otra magnífica basílica en la colina Vaticana, en el mismo lugar donde, según la tradición cristiana, martirizaron a san Pedro: ésta fue la Basílica de San Pedro. El Edicto de Milán despenalizó la práctica del cristianismo y se devolvieron las propiedades confiscadas a la Iglesia. Tras el edicto de tolerancia se abrieron nuevas vías de expansión para los cristianos, incluyendo el derecho a competir con los paganos en el tradicional “cursus honorum” para acceder a las altas magistraturas del Estado, y también ganaron una mayor aceptación e influencia dentro de la sociedad civil en general. Se permitió la construcción de nuevas iglesias y los líderes cristianos alcanzaron una importancia decisiva. Envalentonados por las nuevas prerrogativas concedidas por el emperador, los obispos nicenos (católicos) adoptaron unas posturas agresivas hacia otros grupos cristianos a los que consideraban heréticos –especialmente los arrianos– y empezaron a mostrar un carácter abiertamente revanchista hacia los paganos que prefirieron seguir fieles a los antiguos dioses y no aceptaron bautizarse. Aunque el cristianismo no se convertiría en “única” religión del Imperio hasta que Teodosio así lo dispuso con la promulgación del Edicto de Tesalónica en el año 380, Constantino dio un gran poder económico a los cristianos: les concedió numerosos privilegios y exenciones fiscales, e hizo importantes donaciones a la Iglesia procedentes de las propiedades confiscadas a sus enemigos políticos, algunos de ellos paganos. Asimismo, apoyó la reconversión de muchos templos paganos en iglesias, y dio preferencia a los cristianos en los puestos preeminentes de la administración del Estado. Como resultado de todo esto, las controversias que habían existido entre los cristianos desde mediados del siglo II, eran ahora aventadas en público, y frecuentemente de una manera violenta. Constantino consideraba que su deber como emperador designado por Dios, era acabar con los desórdenes religiosos, y convocó el Concilio de Nicea (325) para, según él, terminar con los cismas doctrinales que dividían a la Iglesia, especialmente el arrianismo. Los historiadores señalan, no obstante, que su principal preocupación era la unidad del Imperio, recientemente restituida, y que se podía ver nuevamente resquebrajada debido a estas divergencias religiosas. Muchos consideran que Constantino «creó» la Iglesia católica confiriéndole su impronta personal, y que ésta perduraría mucho tiempo después de su muerte. Los papas lucharon por la unidad de la Iglesia con tanto ahínco y determinación, como Constantino lo hizo por mantener la integridad territorial del Imperio Romano, en el que ya habían empezado a manifestarse los primeros síntomas de la enfermedad que habría de ponerle fin un siglo y medio después. En Nicea, el emperador impuso el dogma de la Santísima Trinidad presionado por los obispos reunidos en el concilio partidarios del mismo. Uno de los principales motivos de discordia entre los cristianos, aunque no el único. Por otra parte, los defensores de la Iglesia católica sostienen que las bases del dogma ya se daban en la iglesia primitiva, unos 200 años antes de celebrarse el concilio. Así como la definición de «católico», término que proviene del griego καθολικός (katholikós) y que significa “universal”. Varias creencias que serían luego consideradas dogmas de fe en la Iglesia romana, se forjaron durante las discusiones teológicas habidas en el Concilio de Nicea. Y, aunque la intervención del emperador haciendo valer su posición fue determinante, el análisis de las cartas escritas por Constantino, evidencia en ellas una acusada carencia de formación teológica, por lo que algunos estudiosos descartan la posibilidad de que el emperador pudiese haber influido en la posterior doctrina de la Iglesia debido, justamente, a su profundo desconocimiento en la materia. Asimismo, muchos se preguntan por qué el papa Silvestre I no asistió a dicho concilio ecuménico, siendo él el más adecuado para presidirlo. Por esto algunos especialistas sostienen que el motivo de su ausencia fue que Constantino estableció en Nicea una nueva religión sincretizada, mezclando elementos paganos y cristianos, y rompiendo definitivamente con las fuentes judías de las cuales procedía el cristianismo original. El resultado final de esta fusión de elementos paganos y judeocristianos habría sido, según esta teoría, la Iglesia católica romana que ha perdurado, con escasísimos cambios, hasta nuestros días. Constantino inauguró el Concilio de Nicea vestido pomposamente, como un auténtico rey sacerdote, algo totalmente ajeno a los sobrios usos y costumbres romanos, y más propio de los reyes orientales. El emperador abrió el concilio con un solemne discurso pronunciado en griego, y ataviado con unos pesados y vistosos ropones talares adornados con lujosos brocados hechos en oro y plata. Una imagen que se corresponde más con la de un papa medieval, que con la de un clásico emperador romano. Entre los títulos que solían ostentar los emperadores –aunque no todos– estaba el de “pontifex maximus” o sumo pontífice, un vestigio honorífico de la época republicana a la que los césares jamás concedieron demasiada importancia. Pero en Nicea, durante el concilio, Constantino ejerció de sumo pontífice a todos los efectos, tal vez, por primera y única vez en la dilatada historia del Imperio Romano. 

Varios años después, el emperador Graciano el Joven (muerto en 383) influenciado por Ambrosio, obispo de Milán, prohibió definitivamente los antiguos cultos paganos en todo el Imperio. Acto seguido, renunció al título de “pontifex maximus” por considerarlo incompatible con la fe cristiana, apagó el fuego sagrado del templo de Vesta, y retiró el altar de la Victoria del Senado, a pesar de las protestas de los últimos miembros paganos del Senado. Como represalia, Graciano confiscó sus propiedades; prohibió las donaciones materiales a las Vestales; y abolió otros privilegios que poseían los sacerdotes y sacerdotisas paganos. En apenas dos generaciones, los cristianos pasaron de ser perseguidos, a convertirse en implacables perseguidores de los paganos. El edicto de tolerancia, convirtió a los cristianos en intolerantes que persiguieron a los paganos con la misma saña con la que éstos les habían perseguido a ellos. Habían existido otros concilios antes que el de Nicea, pero éste fue el primero con carácter ecuménico universal y contó con la participación de alrededor de 300 obispos, lo que supuso una minoritaria participación si tenemos en cuenta que a lo largo del Imperio había alrededor de 1000 obispos. La importancia de aquel histórico concilio residió en la confección del llamado credo niceno (redactado en griego, no en latín) que, esencialmente, permanece inmutable en su contenido casi 1700 años después de su celebración. Por otra parte, la comunión entre el Estado y la Iglesia remozada surgida del concilio, favoreció enormemente la expansión del nuevo cristianismo católico a través del Imperio con una fuerza inusitada. En parte, esta espectacular expansión del catolicismo se debió a razones políticas, pues, al trasladar la capital del Imperio a Oriente, muchas familias senatoriales romanas vieron en el nuevo clero católico que se estaba pergeñando, la posibilidad de recuperar en Roma una influencia política que habían perdido, a veces, varias décadas o siglos antes. Fue el nacimiento de una nueva casta política: el alto clero romano que después desempeñaría un destacado papel en la política europea medieval. En sus últimos años de vida, Constantino también ejerció como predicador, dando sus propios sermones en el palacio imperial ante la corte y los invitados extranjeros. Sus reconvenciones pregonaban el principio de armonía y coexistencia entre paganos y católicos, aunque gradualmente se volvieron más intransigentes hacia los primeros y, también, hacia los cristianos que no aceptaron la ortodoxia católica o nicena. Paralelamente, Constantino fue eliminando a los funcionarios paganos de los principales puestos de la administración, sobre todo en Oriente, lo que favoreció un considerable incremento del poder y la influencia del clero católico, en detrimento de los paganos y las restantes confesiones cristianas. En el año 314, inmediatamente después de su legalización, la Iglesia atacó sin cuartel a los paganos. Envalentonados por la actitud del emperador, muchos templos paganos fueron destruidos por las turbas cristianas y sus sacerdotes brutalmente asesinados. Entre los años 314 y 326 miles de paganos fueron asesinados y se promulgaron una serie de disposiciones que favorecieron al cristianismo católico-niceno (exclusivamente) frente a las demás confesiones cristianas. Asimismo, los cultos paganos tales como la aruspicina, el arte de adivinar por medio de las entrañas de las víctimas, y los sacrificios privados de animales, fueron rigurosamente prohibidos. La magia también fue perseguida por los cristianos. Los romanos toleraban ciertas artes consideradas “mágicas” por los cristianos, como las prácticas abortivas, por ejemplo. Sin embargo, la magia con carácter pernicioso –magia negra– también estaba proscrita por los romanos. De facto, una de las primeras acusaciones a las que tuvieron que hacer frente los primitivos cristianos fue la de practicar la magia negra. En la antigüedad resultaba difícil establecer la frontera entre “magia” y “ciencia” de la época. Entre los célebres magos egipcios había desde astrónomos a físicos, al igual que entre los magos persas, babilónicos o caldeos, que solían dominar varias disciplinas “científicas” según los conocimientos de la época. Las propias Escrituras nos hablan de unos “magos” de Oriente que acudieron a Belén para adorar al Salvador. Otra de las razones que favorecieron la espectacular ascensión de la nueva Iglesia católica surgida al amparo del emperador, fueron las generosas donaciones y exenciones fiscales concedidas al clero niceno, varios años antes de que el cristianismo católico se convirtiera en la “única” religión oficial del Imperio. Lo que se consumó con la promulgación del Edicto de Tesalónica por orden del emperador Teodosio en el 380. Acto seguido, en Dídima, Asia Menor, fue saqueado e incendiado el oráculo del dios Apolo y torturados hasta la muerte los sacerdotes paganos. También fueron desahuciados todos los sacerdotes paganos del monte Athos, y destruidos sus templos y santuarios. En vísperas de la inauguración oficial de Constantinopla (330), el propio Constantino mandó saquear todos los templos paganos de Grecia y trasladar sus más preciados tesoros a la nueva capital imperial. Muchos de los bellísimos templos de la época clásica fueron destruidos por la férula de los cristianos, no por la ira de los bárbaros, como a menudo se ha hecho creer. Aquella actitud partidista hacia los cristianos por parte de Constantino, tuvo efectos negativos para los que vivían más allá de las fronteras orientales de Imperio. Los reyes sasánidas que gobernaban el Imperio Parto, enemigo secular de Roma, y que hasta entonces habían dispensado refugio a los cristianos cuando eran perseguidos, empezaron a verlos como quintacolumnistas cuando la actitud del emperador romano comenzó a favorecerles. Por este motivo, los cristianos fueron perseguidos también en Partia. Sin embargo, estos cristianos orientales eran considerados herejes por los nicenos, y su recibimiento en tierras del Imperio no fue precisamente caluroso. Entretanto, Constantino retiró su estatua de los templos paganos, la reparación de éstos edificios fue prohibida y los fondos procedentes de donativos desviados a las arcas de la Iglesia. Se suprimieron todas las formas de culto y adoración paganos que los cristianos consideraron “ofensivos” por considerarlos obscenos e idolátricos. No obstante, en la espectacular reinauguración de Constantinopla celebrada en la primavera del 330, se efectuó una ceremonia híbrida, mitad pagana y mitad cristiana, en la plaza del mercado y se impuso la cruz de Cristo sobre el carro del dios solar Apolo. Constantino fue también conocido por su falta de piedad para con sus enemigos políticos. Ejecutó a Licinio, su cuñado, por estrangulamiento en 325, a pesar de que había prometido públicamente no hacerlo si accedía a rendirse. Un año después, Constantino ejecutó también a su hijo mayor, Crispo, y unos meses después a su segunda esposa, Fausta. Crispo era el único hijo que tuvo con su primera esposa, Minervina, pero circularon rumores sobre una presunta relación incestuosa entre Crispo y su madrastra, lo que pudo ser la causa de la ira de Constantino, que vivió el resto de sus días atormentado por haber ordenado matar a su hijo. Algunas leyes de Constantino, por recomendación de los obispos católicos, mejoraron considerablemente muchos aspectos de aquella época violenta. Por ejemplo: se estableció la pena de muerte para todos aquellos recaudadores de impuestos que abusaran recaudando más de lo autorizado; no se permitía mantener a los prisioneros en completa oscuridad, sino que era obligatorio que pudieran ver la luz del día; a un hombre condenado se le podía llevar a morir a la arena, pero no podía ser marcado en la cara, sino en los pies; los padres que prostituían a sus hijas, o hijos, eran quemados vivos introduciéndoles plomo fundido por la boca. Además, los combates de gladiadores fueron eliminados en el 325, aunque esta prohibición tuvo poco efecto. Se limitaron los derechos de los propietarios de los esclavos: podían azotar a un esclavo de su propiedad, pero no podían mutilarle o matarle. La terrible pena de muerte por crucifixión fue abolida por razones de piedad cristiana, aunque el castigo fue sustituido por la horca “para demostrar que todavía existía la implacable justicia romana”. El domingo fue declarado día de reposo sustituyendo al sábado y los mercados permanecían cerrados, así como las oficinas públicas (excepto para la manumisión de esclavos). Debido a la escasez de alimentos, no hubo restricciones para el trabajo en el campo y en las granjas. Todas estas innovaciones también tuvieron una inspiración política y económica que pretendía deliberadamente perjudicar a los comerciantes judíos ortodoxos, y a los judíos cristianos, que seguían celebrando su día preceptivo de fiesta el sábado. Así, al trasladar el día de descanso semanal al domingo, se les obligaba a cerrar dos días en lugar de uno. Cosa que benefició a los comerciantes romanos, tanto a los paganos como a los católicos. Constantino continuó con la reforma introducida por Diocleciano que separaba el poder civil del militar. Como resultado, generales y gobernadores poseían menos poder que durante la época de la anarquía militar. Criterios tanto económicos como de seguridad llevaron a la modificación de la política de defensa del Imperio durante la primera mitad del siglo IV. Constantino convirtió el viejo sistema de fronteras fortificadas en un sistema de defensa en profundidad con la formación de una gran red de acuartelamientos en el interior de la Galia principalmente. Los motines y levantamientos de tropas, provocados a menudo por el descontento derivado de las largas separaciones familiares, se redujeron considerablemente. Por otra parte, los soldados destacados en los puestos avanzados ponían mayor interés en la defensa de los territorios asignados al ser conscientes de que la seguridad de sus familias estaba en juego. Constantino disolvió la vieja y temible Guardia Pretoriana, y en su lugar estableció los “Scholae Palatinae” (escolares); reclutó cuerpos de caballería de élite, principalmente de origen germánico, y redujo de 5000 a 1000 infantes el número de efectivos de la legión tradicional, la principal unidad de combate del Ejército romano. Este cambio en la política militar, ahora predominantemente defensiva, perduró hasta la desaparición del Imperio de Occidente (476) y, quizá, fue otra de sus causas: el Ejército romano se fue reduciendo y debilitando paulatinamente. Ya en el siglo V, tanto los emperadores occidentales como los de Oriente, prefirieron subcontratar a mercenarios germanos, o sobornar a los pueblos invasores que amenazaban las fronteras, en lugar de financiar el reclutamiento y adiestramiento de tropas regulares. El servicio militar obligatorio para los ciudadanos romanos fue abolido. Pero, a la larga, los tributos exigidos por los caudillos bárbaros para no invadir los territorios del Imperio fueron más onerosos que lo hubiese sido el mantenimiento de las tropas imperiales. La cada vez más poderosa jerarquía eclesiástica entendía que era más útil y perentorio emplear los recursos del Estado en la construcción de iglesias y monasterios, y en la celebración de interminables sínodos, que en mantener ejércitos para defender el Imperio. La Iglesia creía, o hizo creer a los débiles emperadores del siglo V, que a través de su conversión al catolicismo, los reyes germanos se convertirían en fieles súbditos del Imperio sin necesidad de someterles por la fuerza de las armas. Los cristianos siempre antepusieron los intereses de la Iglesia a los del Imperio. En consecuencia, éste estaba abocado a su extinción. La falta de recursos en la que se vio sumida Roma al trasladarse la metrópoli a Constantinopla, en Oriente, donde estaban las provincias más ricas, influyó también en su decadencia política y en la posterior irrupción de los pueblos invasores. Roma fue saqueada en el año 410 por el rey visigodo Alarico, que se llevó de las bodegas del templo de Júpiter Capitolino el tesoro que a su vez los romanos habían tomado en el templo de Jerusalén tras saquearlo y destruirlo en el año 70. En el 453, Atila, el legendario rey de los hunos, se presentó a las pertas de la indefensa Roma al frente de sus hordas. El emperador había huido y no había tropas para defender la ciudad. El papa León I se presentó ante el caudillo bárbaro y le disuadió para que levantase el asedio y retirase sus tropas. Dos años después (455) fue el vándalo Genserico el que saqueaba Roma, pero por intercesión del mismo papa, se contentó con el botín y no tomó esclavos entre la desamparada población romana. Los papas se convirtieron, por derecho propio, en los auténticos soberanos de Roma puesto que los césares, de hecho, habían abdicado renunciando a sus obligaciones como gobernantes. El papa Simplicio, sucesor de León I, vivió el fin del Imperio de Occidente (476) cuando el rey de los hérulos, Odoacro depuso al emperador Rómulo Augústulo y envió las insignias imperiales a Constantinopla. Sin embargo, el Imperio Romano no desapareció completamente. Continuó en Oriente, y en Occidente su legado perduró bajo otra apariencia: a partir de entonces Roma fue la ciudad de los papas, y el Imperio se transformó en la Cristiandad. Puede decirse que Constantino logró reunificar el Imperio Romano bajo el signo de la Cruz para alargar su existencia. Su victoria sobre Majencio en la batalla del Puente Milvio (312) le convirtió en dueño de todo el Imperio occidental. Gradualmente fue consolidando su superioridad militar sobre sus rivales de la desmenuzada tetrarquía. En 320, Licinio, augusto de Oriente, renegó de la libertad de culto promulgada en el Edicto de Milán y reinició la persecución de los cristianos. Esto supuso una clara contradicción, ya que su esposa Constancia, hermanastra de Constantino, era una devotísima cristiana. El asunto derivó en una agria disputa con Constantino en el oeste, que desembocó en una nueva guerra civil en 324. Los ejércitos implicados en la contienda fueron tan grandes que no se tiene constancia documentada en Europa de una movilización similar hasta el siglo XIV, al inicio de la Guerra de los Cien Años. Licinio, ayudado por mercenarios godos, representaba el pasado y la antigua fe del paganismo. Constantino y sus francos marcharon bajo el estandarte cristiano del lábaro, y ambos bandos concibieron el enfrentamiento como una lucha entre religiones. Supuestamente rebasados en número, aunque enaltecidos por su celo religioso, los ejércitos de Constantino resultaron finalmente victoriosos, primero en la batalla de Adrianópolis (324), y más tarde en la batalla naval de Crisópolis. Aquélla fue la primera guerra de religión europea, y supuso también el fin de la vieja Roma helenística y pagana. El Imperio Oriental se consolidó como centro del poder, del saber, de la prosperidad y de la preservación de la cultura clásica. Constantino reconstruyó la ciudad de Bizancio, cuyo nombre procedía de los colonos griegos que, bajo el mando de Bizas, la fundaron en el siglo VII a.C. procedente de la polis de Megara. Constantino renombró la ciudad como su «Nueva Roma» (Nova Roma), otorgando a ésta un Senado propio a semejanza del romano. Luego puso la ciudad bajo la protección de la supuesta Vera Cruz, la Vara de Moisés, los Clavos de Cristo y otras reliquias sagradas que, “milagrosamente”, fueron descubiertas durante su reinado. Las imágenes de los viejos dioses fueron reemplazadas o asimiladas con la nueva simbología cristiana. Sobre el lugar donde se levantaba el bello templo de Afrodita se construyó la nueva Basílica de los Apóstoles. Varias generaciones más tarde se difundió  una historia sobre la visión divina que llevó a Constantino a reconstruir la ciudad, según la cual un ángel que nadie más que él podía ver, le condujo en un circuito a través de los nuevos muros. Tras su muerte, la ciudad volvió a cambiar su nombre por el de Constantinopla, «la Ciudad de Constantino», y lo mantuvo hasta que el 29 de mayo de 1453 la ciudad fue tomada por los turcos otomanos y pasó a llamarse Estambul. La leyenda cuenta que el mismo ángel que varios siglos antes se le había aparecido a Constantino, reapareció en la basílica de Santa Sofía mientras los defensores, seguros de que iban a morir en el próximo asalto de los turcos, celebraban su última misa. El evanescente ángel, concluida la ceremonia, tomó el cáliz con el que se había oficiado el servicio religioso y desapareció entre los muros de la basílica, después de prometer que regresaría para devolver el santo cáliz cuando la basílica volviese a ser un templo cristiano y se celebrase la primera misa. Constantino pasaría también a la historia por las leyes que convirtieron los oficios de carnicero y panadero en hereditarios, lo que en la Edad Media serían los gremios de artesanos, y más importante aún, por convertir a los colonos de las granjas en siervos, sentando las bases de la sociedad feudal. Estos colonos, a su vez, eran libertos o extranjeros (“bárbaros”) que habían sustituido gradualmente a los esclavos durante el siglo anterior. La escasa productividad de la mano de obra esclava (no remunerada) había terminado por imponer su lógica a los terratenientes romanos, que, influidos también por el cristianismo – religión muy extendida entre los libertos– no tuvo más remedio que variar su sistema de explotación agraria. Las terribles hambrunas y las consiguientes pestes del siglo III, que diezmaron la población, tuvieron un efecto demoledor sobre la sociedad romana de la época y debilitaron considerablemente el Imperio occidental. Muchos colonos abandonaron sus tierras de labranza para emigrar al este, y en las fronteras muchos se convirtieron en bandidos errantes que se aliaron con los pueblos bárbaros que esperaban su oportunidad para invadir el Imperio. En épocas de abundancia, era fácil negociar con los puebles que habitaban al otro lado del limes (frontera) y favorecer los intercambios comerciales. Cuando el grano y los animales de granja escaseaban, los campesinos hambrientos a ambos lados del Rin no tardaban mucho en trocarse en hordas de salvajes dispuestos a tomar por la fuerza lo que antes podían comprar u obtener mediante trueques. Por otra parte, los acuartelamientos y puestos avanzados en la frontera, cumplían un doble cometido: como elementos de defensa, desde luego, pero también como dinamizadores de la actividad económica. A medida que las tropas romanas se fueron replegando sobre sus propias fronteras, la economía de las zonas fronterizas entró en una profunda crisis económica. Otro problema añadido fue que, como ya no había tropas imperiales para protegerles del pillaje de los bandidos, los colonos abandonaron muchas de las tierras de cultivo en las zonas próximas a la frontera. A la postre, la falta de grano y otros productos precedentes del campo, se dejó sentir también en la metrópoli, y la carestía de los alimentos y las hambrunas fueron problemas comunes durante el Bajo Imperio (ss. III-V). A lo largo de su reinado, Constantino introdujo un importante número de cambios en el sistema monetario. El tradicional áureo dio paso a una nueva moneda, el sólido de 4,50 gramos, como moneda del Imperio Romano. Esta moneda sobrevivió al propio Imperio de Occidente, y fue la divisa del Imperio Bizantino hasta que perdió influencia como divisa internacional frente al dinar árabe de los Omeyas allá por el siglo X. Las monedas acuñadas por los emperadores revelan con frecuencia su iconografía personal. Durante la primera parte del gobierno de Constantino, las representaciones de Marte y posteriormente de Apolo como dios solar, aparecen de forma constante en el reverso de las monedas. Marte había sido asociado con la tetrarquía, y Constantino quiso con este simbolismo enfatizar la legitimidad de su gobierno. Dos años antes de su victoria en el Puente Milvio (312), Constantino experimentó una visión extática en la que Apolo se le apareció con presagios de victoria. Tras este asombroso episodio, el reverso de sus monedas estuvieron dominados durante muchos años con la leyenda «al aliado Sol Invictus» (SOL  INVICTO COMITI). La descripción representa a Apolo con un halo solar al modo del dios griego Helios y con el mundo en sus manos. En 320, el mismo Constantino aparece con un halo solar. 

También existen monedas mostrando a Apolo conduciendo el Carro del Sol sobre un escudo que Constantino sostiene y en otras se muestra el símbolo cristiano del lábaro sobre la coraza de Constantino. Los grandes ojos abiertos y fijos son una constante en la iconografía de Constantino, aunque no era un símbolo específicamente cristiano. Esta iconografía muestra cómo las imágenes oficiales cambiaban desde las convenciones imperiales de los retratos realistas hacia representaciones más esquemáticas: Constantino como rey–sacerdote y sumo pontífice, no sólo como emperador a la vieja usanza, con su amplia y característica barbilla. Esos grandes ojos abiertos y fijos se harían aún más grandes a medida que avanzara el siglo IV, como si los nuevos emperadores barruntasen el peligro que se cernía ya sobre el Imperio. Además de haber sido llamado «El Grande» por los historiadores cristianos tras su muerte, Constantino podía presumir de dicho título por sus éxitos militares. No sólo reunificó el Imperio bajo su mando, sino que obtuvo importantes victorias sobre los francos y los alamanes (306–308), de nuevo sobre los francos (313–314), los visigodos en 332 y sobre los sármatas en 334. De hecho, sobre 336, Constantino había recuperado la mayor parte de la provincia de Dacia, que Aureliano se había visto forzado a abandonar en 271. Al morir Constantino, planeaba una gran expedición para poner fin a la rapiña de las provincias del este por parte del imperio sasánida. Fue sucedido en el Imperio por los tres hijos habido de su matrimonio con Fausta: Constantino II, Constante y Constancio II, quienes aseguraron su posición mediante el asesinato de cierto número de partidarios de Constantino. También nombró césares a sus sobrinos Dalmacio y Anibaliano. El proyecto de Constantino de reparto del Imperio era exclusivamente administrativo. El mayor de sus hijos, Constantino II, sería el destinado a mantener a los otros tres supeditados a su voluntad. El último miembro de la dinastía fue su yerno Juliano, quien trató de restaurar el paganismo a mediados del siglo IV y murió en extrañas circunstancias cuando se aprestaba a presentar batalla a los partos. Se cree que fue asesinado por los cristianos, a los que Juliano, apodado El Apóstata, llamaba despectivamente “galileos”. En sus últimos años, los hechos históricos se mezclan con la leyenda. Se consideró inapropiado que Constantino hubiese sido bautizado en su lecho de muerte y por un obispo de dudosa ortodoxia (Eusebio de Nicomedia era arriano), y de este hecho parte una leyenda según la cual el papa Silvestre I habría curado al emperador pagano de la lepra. También según esta leyenda, Constantino habría sido bautizado tras haber donado unos palacios al papa. Entre ellos, uno que había pertenecido al emperador Nerón, considerado un anticristo por la Iglesia. En el siglo VIII aparece por primera vez un falso documento conocido como «Donación de Constantino», en el cual, un recientemente convertido Constantino entrega el gobierno temporal sobre el Imperio de Occidente, incluida la misma Roma, al papa. En tiempos del imperio carolingio, este documento se usó para aceptar las bases del poder temporal del papa de Roma, aunque fue denunciado como apócrifo por el emperador Otón III, y mostrado como la raíz de la decadencia del Papado por el poeta Dante Alighieri. En el siglo XV nuevos expertos en filología demostraron la falsedad del documento.

----------
 
Ahora estás invitado a observar con la atención adecuada el reflexivo artículo sobre el……

---- SHABBAT – ES EL SÉPTIMO DÍA DE LA SEMANA ---

EL MANDAMIENTO DEL DIA DE << ======= >> ““REPOSO=SHABBAT- H7673”” << ========== >> ES EL SEPTIMO DIA DE LA SEMANA


Éxo 20:8  Acuérdate del día de “reposoH7673 para santificarlo”.

Accede al importante estudio mediante un “clik” sobre el enlace de a continuación…

http://feydoctrina.blogspot.cl/.../shabbat-el-septimo-dia...



------

Página [1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 ]